Lugares

Piscina Azul

El bello lugar que un día fue la Piscina Azul de Prípiat es hoy en día un complejo vacío, abandonado y lóbrego.

El baño de los liquidadores

Un edificio impresionante con una enorme fachada de vidrio alberga la Piscina Azul, la más famosa y completa de las tres que se construyeron en la ciudad de Prípiat a finales de la década de los sesenta en paralelo a otras grandes edificaciones del que sería uno de los emplazamientos del futuro de la Unión Soviética. También conocida como Piscina Azur o Lazurnyy, se edificó en la calle Sportivnaya junto a la escuela secundaria número 3 desde la que se escuchaba el jolgorio de los niños. La instalación contaba con una piscina más pequeña, una cancha de baloncesto y un polideportivo en una sala adyacente a la gran piscina de cinco carriles para el nado y dos trampolines a distintas alturas. La gran cristalera reflectaba la luz sobre las paredes azules y el agua del mismo color debido al gresite decorativo que provocaba una postal bella del lugar. Fue inaugurada en 1970 y el acceso era posible mediante una suscripción con un precio razonable para los habitantes de la ciudad que la disfrutaron hasta el fatídico 26 de abril de 1986 cuando explotó el reactor 4 de la central eléctrica nuclear Vladímir Ilich Lenin de Chernóbil, lo que provocó la evacuación de la población. De ahí en adelante el uso de la instalación se limitó al que le daban los liquidadores encargados de «limpiar» de radiación Prípiat, que la aprovechaban para relajarse en un complejo que se mantenía impoluto y que era considerado como una de las zonas menos peligrosa del lugar. La piscina estuvo operativa 12 años después, en concreto hasta 1998 cuando tras una inspección sanitaria fue cerrada definitivamente. Después llegó la decadencia hasta nuestros días convirtiéndose en un punto clave para los turistas que visitan la zona de exclusión que se encuentran con la piscina silenciosa, vacía y en declive que nos recuerda que un día albergaba una comunidad que en su momento fue próspera.

Fotografía |​ Bert Kaufmann | StudioKlick

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: