De la batalla de Bosworth a la Premier League

Ricardo III y Leicester City

28 de agosto de 1485, Ricardo III de Inglaterra se enfrenta a Enrique Tudor en los campos de Leicestershire para mantener su reinado y la dinastía York. Con un ejército mayor y mejor organizado, la batalla parecía del lado del monarca pero fue traicionado por el Barón de Stanley. Ricardo luchó con bravura y habilidad durante la contienda, descabalgando a John Cheney, un famoso campeón de justas y matando al portaestandarte de Enrique, William Brandon, y prácticamente llegando hasta el propio Enrique, pero finalmente se vio rodeado y asesinado. La leyenda dice que sus últimas palabras fueron dedicadas a Stanley:

«Traición, traición, traición, traición, traición»

Ricardo III fue el último rey de Inglaterra que murió en combate, el único cuya base de poder radicaba en el norte y el último Plantagenet. Su cuerpo fue llevado hasta Leicester por los vencedores, donde fue exhibido, desnudo y apaleado, por las calles, y acabó siendo aplastado accidentalmente contra el parapeto de un puente sobre el Río Soar. Muchas son las leyendas que había sobre donde estaban enterrados sus restos, hasta que en 2012 un equipo de investigación de la universidad de la Leicester halló sus huesos bajo el suelo de un parking público de la ciudad.

Más de 500 años después los excavadores afirmaron haber identificado la Iglesia de Greyfriars. Se confirmó el hallazgo de la ubicación del jardín de Robert Herrick, donde se encontraba el monumento a Ricardo III a principios del siglo XVII. También se halló un esqueleto humano bajo el coro de la iglesia. Tras diversas pruebas de ADN se llegó a la conclusión de que ese esqueleto pertenecía a Ricardo III. El 26 de marzo de 2015, fue enterrado en la Catedral de Leicester, donde por fin descansaría.

¿Pero qué tiene que ver la historia del último monarca de la dinastía Plantagenet con la Premier League? Según publicó The Sun, antes del hallazgo del Ricardo III el ratio de victoria del Leicester City era del 32%. Cuando lo volvieron a enterrar —en marzo de 2015, tras concluir la investigación—, el ratio alcanzó el 63%. Desde ese momento y hasta el año siguiente —marzo de 2016—, el Leicester City ganó 26 partidos de 40.

Pronto se empezó a hablar de que la maldición de Ricardo III había terminado y que acompañaba al equipo de la ciudad hasta la victoria. Curioso es el nombre del estadio, King Power, en el que los foxes consiguieron el título de la Premier League, su primer gran trofeo en 132 años de historia y contra todo pronóstico. Nadie vaticinaba que un equipo que luchaba por no descender una temporada anterior y con más pena que gloria en su andadura por la Premier League, acabase levantando una de las ligas más importantes del planeta. Los tabloides internacionales se hicieron eco de la noticia y vincularon la gesta con el descubrimiento del Monarca. Gracias a la Premier League la gente empieza a saber quién fue Ricardo III de Inglaterra.

Daniel Juárez

Deja un comentario